fbpx
Cerro Santa Ana, el origen de Guayaquil
Cerro Santa Ana, el origen de Guayaquil

El Cerro Santa Ana, un lugar emblemático de Guayaquil. Coloreado por sus casas, cafeterías, bares y tiendas de recuerdos.

Texto: Patricio Añazco / Fotos: Jairo Cabrera.

Este lugar es la cuna donde nació Guayaquil en el siglo XVI, en las décadas comprendidas entre 1540 y 1550. Llamado antiguamente “Cerrito Verde” o “Cerrito de la Culata”, es el sitio considerado donde se originó la ciudad de Guayaquil. Cuando el español Diego de Urbina asentó la ciudad en las laderas del cerro. Por la forma de la unión del Cerro del Carmen y Santa Ana, que formaban una imagen en forma de silla de montar. La ciudad también fue llamada “Ciudad de la Gineta Ensillada”. Se cree que el nombre de Santa Ana procede de una antigua leyenda, según la cual el soldado español Nino de Lecumberry, en peligro de muerte durante una de sus misiones, invocó a esta santa para que le salvara. Cuando lo consiguió, en agradecimiento colocó una cruz en la cima del cerro con la leyenda “Santa Ana”. A partir de ahí, los colonos empezaron a llamar al lugar “Loninchao”.

Cerro Santa Ana, visto desde el Malecón 2000.

De acuerdo a investigaciones realizadas, en donde hoy se encuentra una capilla. Alrededor del año 1600, frente a la iglesia donde hoy se levanta el faro, se encontraban las Casas del Cabildo. Estas casas eran construidas en madera y techos de teja. En el año de 1624 fueron quemadas debido a la invasión pirática de Heremite. Y diez años más tardes, la Iglesia Mayor fue usada como sede provisional del cabildo.

El Cerro Santa Ana, en la actualidad.

Vista del Museo El Fortín.

En la actualidad este lugar puede ser visitado gracias a proyectos gestionados y financiados por la Muy Ilustre Municipalidad de Guayaquil. Existen dos maneras, de recorrerlo. Una, es subiendo por las escalinatas, la segunda opción es recorriéndo la calle Numa Pompillo Llona que culmina en Puerto Santa Ana. Ambas vías de acceso están conectadas mediante un callejón peatonal, llamado El Galeón con la escalinata Diego Noboa. Durante el trayecto por el callejón peatonal El Galeón existen jardineras, canchas de uso múltiple, postes ornamentales, juegos infantiles, miradores.

Muchos de los pasamanos que existen en el lugar han sido reutilizados del antiguo malecón Simón Bolívar. En la actualidad este lugar posee viviendas de construcción mixta, centros de diversión y espacios destinados a la historia y cultura. La escalinata Diego Noboa y Arteta tiene una extensión de 310 metros. El Cerro Santa Ana. actualmente consta con rampas y accesos para personas con problemas de movilidad reducida, también mobiliario urbano que van a lo largo de toda la escalinata, espacios para monumentos y figuras ornamentales.

Actividades en el Cerro Santa Ana.

En datos recogidos se estima que el cerro tiene alrededor de 20.000 visitantes semanales desarrollan eventos culturales y se encuentran varios museos, entre los cuales están: Museo de la Música Popular Julio Jaramillo Lurido, los equipos del Astillero —célebres a nivel local y nacional: Barcelona y Emelec, así como el Museo de la Cerveza.

Recorriendo el Cerro Santa Ana.

Escalinatas, museo, capilla y faro.

En este lugar se encuentra el Museo El Fortín, un lugar que está al aire libre y busca recrear la historia marítima de Guayaquil. En el lugar se pueden encontrar réplicas de proas y popas del barco “La Capitana” (en el interior se encuentra un bar café) una embarcación cargada de tesoros que tuvo naufragio frente a las costas de Chanduy, también hay cañones con los cuales la ciudad se defendía de los ataques piratas, y diversos instrumentos que eran utilizados entre los siglos XVI y XVIII.

De los instrumentos que se encuentran en el lugar, algunos son originales, otros son réplica. Continuando el recorrido por la escalinata Diego Noboa luego se avizora la Plaza Mirador “El Fortín”, el mismo que está integrado por El Faro, una Capilla y la Plaza de Honores. Este lugar tiene como función, el de ser un mirador para quienes visiten esta parte de la ciudad. La capilla, recrea la arquitectura colonial, en lo más alto del Cerro Santa. La decoración que lleva en sus 14 vitrales, es sobre la Pasión de Jesucristo. Además cuenta con algunas imágenes religiosas y un campanario de bronce junto con una pila bautismal que está diseñada con grabados que se usaban antiguamente al decorarse.

GUAYAQUIL

Cerca de Guayaquil, vivirás una historia fascinante, interactuarás con la población rural y conocerás el día a día en la producción del cacao

El faro que se encuentra en la cima del Cerro Santa, es una recreación del primer faro que existió en Ecuador, el cual estaba ubicado en la isla Santa Clara, frente a Punta de Piedra en el Golfo de Guayaquil en 1841. Al igual que la capilla, recrea características coloniales, y el diseño de éste se basó en un grabado que realizó el historiador José Antonio Gómez. El faro tiene una altura de 20 m.  Desde la cima del Cerro Santa Ana se tiene la mejor vista de toda la ciudad de Guayaquil, Durán, la Isla Santay el Río Guayas y Samborondón.

El Cerro Santa Ana y el puerto Santa Ana son proyectos de regeneración urbana que han transformado la vida de los habitantes de la ciudad. En especial por la obra de infraestructura realizada, no solamente con el fin de embellecimiento de la ciudad, sino también como un proyecto de desarrollo social que logra integrar a la comunidad con la activad turística. El Cerro Santa Ana tiene una extensión de aproximadamente 13.5 hectáreas.

Faro ubicado en el Cerro Santa Ana

Mapa de ubicación, Cerro Santa Ana.

Compartir

Relacionado

Ir más lejos

error: Content is protected !!